¿Cuándo usar la sosa cáustica como desatascador?

¿Cuándo usar la sosa cáustica como desatascador?

Si observa que el desagüe de su fregadero o lavabo traga con dificultad, probablemente exista un atasco en alguna parte de las tuberías de la vivienda. Para evitar este tipo de situación bastante habitual y a la vez molesta, es muy importante limpiar periódicamente los sifones y desagües.

Antes de proceder al desatasco de las tuberías mediante el uso de soluciones caseras como desatascador de ventosa, desatascador de muelle, desatascador neumático, desatascador con sosa cáustica, vinagre y agua muy caliente entre otros, o con desatascadores químicos, es importante averiguar el motivo de la obstrucción para así actuar en consecuencia.

Los factores causantes de provocar problemas de obstrucciones en la red de tuberías de una vivienda o lugar de trabajo son varios, entre los que destacan:

¿Qué es la sosa cáustica?

El hidróxido de sodio comúnmente llamado sosa cáustica, es una sustancia muy versátil utilizada para la fabricación de pinturas, papel, jabones, etc. Gracias a sus propiedades corrosivas y desengrasantes también es utilizada como desatascador de tuberías.

Sosa cáustica como desatascador

Sosa cáustica como desatascador

Su uso está tan extendido que puede comprarse en cualquier supermercado o ferretería. Es un producto muy económico, y nada contaminante.

La sosa cáustica al reaccionar con otros elementos se divide en sustancias inofensivas totalmente inocuas con el medio ambiente.

Al tratarse de un producto realmente abrasivo es muy importante tener mucho cuidado a la hora de utilizarlo ya que además puede provocar quemaduras en la piel e irritar las vías respiratorias.

Es importantísimo medir la cantidad de sosa cáustica a utilizar para el desatasco de tuberías, puesto que si uno se sobrepasa de la cantidad a utilizar, cabe la posibilidad de que su alto poder abrasivo corroa las tuberías del desagüe y las deteriore.

¿En qué situaciones usar la sosa cáustica para desatascar?

Desatascar tuberías con sosa cáustica no es tan sencillo como realmente parece. La sosa al entrar en contacto con los ácidos grasos se solidifica por lo que resulta genial a la hora de elaborar jabón, aquel jabón de fabricación casera que hacían nuestras abuelas para quitar las manchas.

No obstante a la hora de utilizar sosa cáustica para desatascar tuberías se ha de tener ciertas precauciones, ya que por su alto poder corrosivo la tubería puede verse perjudicada.

Cuando en el mercado no había productos desatascadores o disponibilidad de un fontanero profesional en desatascos, desatascar el fregadero con sosa cáustica era de lo más habitual. Hoy en día sabemos que utilizar la sosa cáustica como desatascador de tuberías acarrea importantes riesgos para las tuberías que incluso son mayores que las ventajas obtenidas por quitar el atasco.

Entre las diferentes situaciones en las que el uso de la sosa cáustica para el desatasco de tuberías puede resultar peligroso destacan:

  • Desatasco del desagüe de la lavadora: Este producto químico al entrar en contacto con el agua o humedad produce mucho calor, resultando muy peligroso si es utilizado en el desagüe de la lavadora.
  • En los fregaderos de aluminio: La sosa corroe rápidamente el aluminio por lo que si permanece más tiempo del debido puede acabar con parte de la instalación.
  • Si ya se ha intentado eliminar el atasco previamente con sosa y no se ha conseguido es importante no repetir la operación, ya que cabe la posibilidad de empeorar la situación.

Es importante tener en cuenta que el hidróxido de sodio al estar en contacto con la piel, produce graves quemaduras además de importantes daños en las vías respiratorias y hemorragias internas en caso de ser ingerido. De ahí que además de ser peligroso para la instalación de fontanería puede llegar a causar la muerte en los seres humanos.

A excepción de que se trate de una obstrucción sin importancia, que con tan solo quitar y limpiar los restos depositados en el desagüe de debajo de la fregadera o lavabo sea suficiente; se recomienda solicitar los servicios de un fontanero profesional experto en desatrancos.

¿Cómo desatascar tuberías con sosa cáustica?

Para evitar que se produzca acumulación de suciedad y se atasque el sistema de tuberías es importante limpiar de manera periódica los sifones y desagües.

Existen pequeños atascos los cuales uno puede resolver de manera sencilla. En primer lugar se comprobará que el sifón del fregadero, y bote sifónico del baño no tengan suciedad acumulada. En caso de tener suciedad se ará el sifón con un paño empapado en limpiador desengrasante y a continuación se comprobará que el agua fluye correctamente.

En ocasiones es habitual el uso de la sosa cáustica como desatascador de tuberías, opción poco recomendable si no es utilizada de manera adecuada.

Intentar desatascar la tuberías con sosa cáustica y a continuación verter sin querer restos de aceite puede llegar a crear un tapón difícil de eliminar. Por todo ello es muy importante saber como usar la sosa cáustica evitando correr riesgos indeseados debido a su mal uso.

Si no se consigue desatascar las tuberías con sosa, se aconseja no seguir utilizando este método ya que podría dañar las tuberías y empeorar la situación.

Sosa cáustica y vinagre

Para desatascar las tuberías con sosa cáustica y vinagre se precisa seguir una serie de intrucciones:

  • En primer lugar debe de retirarse todo el agua (si la hay) del fregadero, lavabo, o bañera y, utilizando guantes, verter una taza de sosa cáustica por el desagüe.
  • A continuación para que las costras de grasas que hay en las tuberías se disuelvan debe de echarse 2 tacitas de agua hirviendo.
  • Esperar 15 minutos para volver a echar otra taza de sosa y a continuación una tacita de vinagre. Será el momento de escuchar unos ruidos de efervescencia e incluso puede llegarse a ver burbujas saliendo del desagüe, por lo que es importante tapar el desagüe.
  • En el momento que acaben los ruidos y burbujas se añadirá dos tacitas de agua hirviendo.
  • Si todavía persiste el atasco, puede introducirse un cable o alambre con la punta doblada para intentar empujar o sustraer el atasco.

Solicitar los servicios de un fontanero profesional es lo más apropiado para que valore la situación y actúe en consecuencia.